lunes, 5 de diciembre de 2016

Día 5: Cómo organizar tu agenda III: En qué momento organizarme

Buenos días a todos. ¿Qué tal estáis? Yo muy bien, atareada con trabajos de la universidad pero contenta de estar de nuevo por aquí en esta cuenta atrás hasta navidad. Si ya habéis visto el calendario de publicaciones sabréis que hoy toca un post relacionado con los estudios y la organización, concretamente es la tercera y última parte de "Cómo organizar tu agenda". Hoy os voy a hablar un poco acerca de la frecuencia con la que deberíamos utilizar la agenda para llevar las cosas realmente al día y cuáles son los momentos en los que yo me organizo para no olvidar nada. ¿Empezamos?

CON QUÉ FRECUENCIA UTILIZAR LA AGENDA
La respuesta es clara: ¡¡Todos los días!! Y es que, si queremos llevar todas nuestras tareas al día es necesario que la revisemos con frecuencia.
Yo la llevo siempre en el bolso porque me viene genial llevarla encima y poder revisarla de vez en cuando o apuntar cualquier cosa que necesito.
Generalmente aprovecho las primeras horas de clase (quien dice clase dice trabajo o en casa si no salís) para repasar por la mañana todas las tareas que tengo que realizar a lo largo del día y que no se me olvide nada.
Durante el día voy anotando las tareas o los eventos que se me van ocurriendo o que me van enviando para que no se me olviden. Esto es importante porque si esperáis a llegar a casa por la noche es muy probable que se os escape algo.

REVISAMOS LA AGENDA TODAS LAS NOCHES
Sí, al igual que tenemos una rutina de maquillaje o de limpieza facial, es importante que incluyamos en nuestra rutina nocturna la organización. Solo nos llevará un par de minutos y realmente lo agradeceréis al día siguiente.
Yo suelo hacerlo muy rápido, simplemente reviso lo que tengo que hacer al día siguiente para que no se me olvide nada y para tener en cuenta cualquier cosa que tenga que tener preparada.
Por ejemplo: Si mañana tengo que entregar un trabajo me aseguro por la noche de tenerlo impreso, organizado y metido en el bolso de la universidad para que no se me olvide.

Además, aprovecho estos minutitos por la noche para tachar las tareas que tenía que hacer a lo largo del día y que ya he terminado.


ORGANIZAR LA SEMANA LOS DOMINGOS
Cómo ya os conté en el post de la rutina relax paso a paso aprovecho la rutina de los Domingos, que ahora en Navidad apetecen más que nunca, para dedicar unos minutos a la organización de la agenda.
Aprovecho para planificar toda mi semana y echar un vistazo a los eventos y tareas que tengo que hacer.
Normalmente ya tengo anotado algún plan, evento o reunión que me han dicho con anterioridad y lo apunté en su momento así que me organizo un poco las tareas de la semana en función de esos eventos o entregas de trabajos que tenga. Me voy anotando las cosas en función de lo cargados que tenga los días de la semana. Esta es la mejor forma de no acumularlo todo en un día o dejarlo todo para el final sabiendo que tenemos otras cosas que hacer.

NOS PONEMOS OBJETIVOS UNA VEZ AL MES
Por último, o más bien como primer paso, antes de empezar el mes, dedico un ratito a plantear el mes en la agenda. Mi agenda en concreto, como ya sabéis, es la de Moderna de Pueblo y está especialmente diseñada para que cada mes podamos apuntar unos objetivos. Además de que tiene un calendario a mes vista para poder anotar los acontecimientos más importantes del mes.
Sin embargo, si vuestra agenda no tiene este tipo de páginas, siempre podéis añadirlas vosotros o anotar en un espacio vacío esos objetivos de los que hablamos.

Este planteamiento a principio de mes viene genial para establecer unos objetivos, esas pequeñas cosas que queremos conseguir a lo largo de los siguientes 30 días y que sabemos que si no ponemos por escrito no las vamos a hacer. Además, anotando los eventos más importantes en un calendario podremos ver de un solo vistazo lo ocupado que tenemos el mes en general y cada semana en particular.


Cómo veis, al principio puede resultar un poco tedioso dedicar tiempo a nuestra agenda y a la organización de nuestro tiempo pero os aseguro que no es perder el tiempo sino invertirlo, que cuando lo convertimos en rutina no cuesta nada de nada y, lo más importante, que os va a ayudar un montón a ser conscientes de las tareas que tenéis en cada momento y evitará que las vayáis aplazando constantemente.
Espero que os haya gustado este último post de la serie "Cómo organizar tu agenda", de alguna forma he querido resumir un poco cuál es la forma en la que yo me organizo porque me parece interesante que podamos compartir estas cosillas entre nosotros para hacernos la vida un poco más fácil.
Nosotros nos leemos mañana, si queréis saber de qué tema hablaremos echad un vistazo al calendario de publicaciones. Muchísimos besotes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario
Visito todos los blogs que comentan así que no es necesario que pongas el enlace